Recetas tradicionales

Lin-Manuel Miranda rapea para José Andrés: 'Estás haciendo el trabajo de Dios'

Lin-Manuel Miranda rapea para José Andrés: 'Estás haciendo el trabajo de Dios'

Chef José Andrés recibió un reconocimiento especial de la estrella más grande de Broadway, Lin-Manuel Miranda, por todo el increíble trabajo duro que está haciendo para aliviar el huracán en Puerto Rico. El chef, quien recientemente anunció que, junto con su organización benéfica Cocina Central Mundial, él tuvo sirvió más de un millón de comidas gratis en el territorio de los EE. UU. - publicó el rap y las palabras de elogio de Manuel.

El creador de Hamilton dijo: "Sí, soy una farola que se ahoga con el calor. El mundo da vueltas mientras estoy congelado en mi asiento. La gente que conocemos sigue rodando por la calle. Pero estás en Puerto Rico y estás cocinando comida para comer ".

"Te amo", finalizó el mensaje "Estás haciendo la obra de Dios. Gracias".

Una publicación compartida por Jose Andres (@chefjoseandres) en

Andrés ha estado en Puerto Rico durante 22 días y ya ha servido más comidas calientes a los sobrevivientes del huracán María que la Cruz Roja.

Si desea donar a los esfuerzos de Andrés, consulte Cocina Central Mundial.

Para donar a los sobrevivientes del huracán María y los esfuerzos de ayuda, puede visitar cualquiera de los siguientes:

Unidos por Puerto Rico

Donaciones globales

UNICEF

Centro para la Democracia Popular

Página "Unidos" de la Federación Hispana

Todos los voluntarios de manos

Relacionada

Americares


Hamilton hace un debut triunfal en Washington, pero ¿irá Trump a verlo?

El musical de gran éxito Hamilton hizo un debut triunfal en Washington el jueves, coincidiendo con el cumpleaños de Donald Trump. Sin embargo, parece haber pocas posibilidades de que el presidente de los Estados Unidos asista alguna vez al espectáculo.

El compositor y letrista Lin-Manuel Miranda visitó al ex presidente Barack Obama, un gran admirador, antes de asistir a la presentación de apertura en el Centro John F Kennedy para las Artes Escénicas, donde se desarrollará durante tres meses.

A Miranda se le unió el célebre chef José Andrés, con una camiseta que decía: “Los inmigrantes alimentan a América”. Andrés libró una batalla legal de dos años con Trump después de cancelar los planes de abrir un restaurante en su hotel en Washington y continúa atacándolo en las redes sociales.

Una célebre letra del musical “Inmigrantes: hacemos el trabajo”, produjo vítores y aplausos. El personal del Kennedy Center dijo que no estaban al tanto de la presencia de ningún político, aunque Hamilton parece un ajuste natural para una ciudad que vive y respira política.

Cuenta la historia de Alexander Hamilton, un inmigrante de las Indias Occidentales que se convirtió en la mano derecha de George Washington durante la Guerra Revolucionaria y fue el primer secretario del Tesoro. La partitura combina hip-hop, jazz, blues, rap, R & ampB y Broadway, el elenco diverso ve a George Washington, Thomas Jefferson y otros hombres (y mujeres) blancos muertos interpretados por actores de color.

El espectáculo se inauguró en Nueva York en 2015 y se convirtió en el boleto más popular de Broadway. Miranda y otros miembros del elenco fueron invitados por Obama y su esposa Michelle para actuar en la Casa Blanca. Eso parece impensable ahora.

Poco después de las elecciones de 2016, el vicepresidente electo Mike Pence fue abucheado en una actuación y, en el telón final, el elenco se dirigió directamente: “Somos los diversos estadounidenses que estamos alarmados y ansiosos de que su nueva administración no nos proteja. , nuestro planeta, nuestros hijos, nuestros padres ".

El actor Brandon Victor Dixon habla desde el escenario después del toque de telón en una actuación de Hamilton a la que Mike Pence asistió en Nueva York el 18 de noviembre de 2016. Fotografía: AP

Trump escribió en Twitter que Pence había sido "acosado" y el elenco había sido "muy grosero". Añadió: "El elenco y los productores de Hamilton, que escuché está muy sobrevalorado, deberían disculparse de inmediato con Mike Pence por su terrible comportamiento".

Miranda ha dejado clara su opinión sobre el presidente. En octubre pasado, luego de los mortales huracanes en Puerto Rico y las críticas de Trump al alcalde de San Juan, la estrella, cuyos padres son de Puerto Rico, tuiteó: “Ella ha estado trabajando 24/7 / Has estado GOLFING. yendo directo al infierno. / El carrito de golf más rápido que jamás haya tomado ".

Queda por ver si Trump, quien rompió con la tradición al mantenerse alejado de los Kennedy Center Honors del año pasado, o Pence se presentarán para la carrera de Washington de Hamilton, que ganó 11 premios Tony. El jueves, el miembro de la audiencia Dave Austin, de 48 años, que dirige una agencia de publicidad, dijo: "La diversidad en este elenco no es algo que creo que sea de su agrado".

Al recordar la frase "Inmigrantes: hacemos el trabajo", agregó: "No creo que aplaudan con todos los demás".

Hannah Garrett, de 26 años, estudiante de posgrado en consejería clínica de salud mental, dijo: “No sé qué obtendrían de eso. Saben que no son especialmente bienvenidos en Washington ".

Como muchos fanáticos de Hamilton, Garrett había escuchado la banda sonora en innumerables ocasiones, pero nunca había visto el programa. "Es un momento en el que no hay mucho de qué enorgullecerse como estadounidense", dijo. "Es interesante que salió de la presidencia de Obama".

Informado de que Miranda estaba presente, Garrett y dos amigos gritaron al unísono: "¡¿Qué ?!" y comenzó a enviar mensajes de texto emocionados a sus amigos.

Para los aficionados al teatro en DC ha habido una larga espera por la obra maestra que relata cómo Washington se convirtió en la capital de los Estados Unidos, aunque el propio Hamilton no pasó mucho tiempo aquí. Como en otras ciudades, miles de personas hicieron cola durante largas horas en persona y en línea para comprar boletos.

Michael Clements, editor en jefe de Capitol File Magazine, dijo: “Es enorme: de Nueva York a Londres, luego finalmente llegó a DC. Estoy impresionado. Sentir la energía del programa es completamente diferente a escuchar la charla sobre él. Es una hermosa noche en Washington DC. Toma un nuevo significado aquí, tan cerca de los monumentos ”.

La producción ha sido recibida con entusiasmo. Peter Marks, el crítico de teatro del Washington Post, escribió: "Cuando Alexander Hamilton y Thomas Jefferson comienzan a rapear sobre la deuda nacional y los derechos de los estados, sabes que este musical de hip-hop está tan hecho para Washington que podría ocupar su propio monumento. en el Mall. Y no es un musical cualquiera, sino un trabajo que es a la vez genial y extraño y, sin duda, uno de los grandes musicales de todos los tiempos ".

Daniel Foster, editor colaborador de National Review, tuiteó una foto de sí mismo con una mujer en el contexto del Hamilton / Kennedy Center.


Hamilton hace un debut triunfal en Washington, pero ¿irá Trump a verlo?

El musical de gran éxito Hamilton hizo un debut triunfal en Washington el jueves, coincidiendo con el cumpleaños de Donald Trump. Sin embargo, parece haber pocas posibilidades de que el presidente de los Estados Unidos asista alguna vez al espectáculo.

El compositor y letrista Lin-Manuel Miranda visitó al ex presidente Barack Obama, un gran admirador, antes de asistir a la presentación de apertura en el Centro John F Kennedy para las Artes Escénicas, donde se desarrollará durante tres meses.

A Miranda se le unió el célebre chef José Andrés, con una camiseta que decía: “Los inmigrantes alimentan a América”. Andrés libró una batalla legal de dos años con Trump después de cancelar los planes de abrir un restaurante en su hotel en Washington y continúa atacándolo en las redes sociales.

Una célebre letra del musical “Inmigrantes: hacemos el trabajo”, produjo vítores y aplausos. El personal del Kennedy Center dijo que no estaban al tanto de la presencia de ningún político, aunque Hamilton parece un ajuste natural para una ciudad que vive y respira política.

Cuenta la historia de Alexander Hamilton, un inmigrante de las Indias Occidentales que se convirtió en la mano derecha de George Washington durante la Guerra Revolucionaria y fue el primer secretario del Tesoro. La partitura combina hip-hop, jazz, blues, rap, R&B y Broadway. El elenco diverso ve a George Washington, Thomas Jefferson y otros hombres (y mujeres) blancos muertos interpretados por actores de color.

El espectáculo se inauguró en Nueva York en 2015 y se convirtió en el boleto más popular de Broadway. Miranda y otros miembros del elenco fueron invitados por Obama y su esposa Michelle para actuar en la Casa Blanca. Eso parece impensable ahora.

Poco después de las elecciones de 2016, el vicepresidente electo Mike Pence fue abucheado en una actuación y, en el telón final, el elenco se dirigió directamente: “Somos los diversos estadounidenses que estamos alarmados y ansiosos de que su nueva administración no nos proteja. , nuestro planeta, nuestros hijos, nuestros padres ".

El actor Brandon Victor Dixon habla desde el escenario después del toque de telón en una actuación de Hamilton a la que Mike Pence asistió en Nueva York el 18 de noviembre de 2016. Fotografía: AP

Trump escribió en Twitter que Pence había sido "acosado" y el elenco había sido "muy grosero". Añadió: "El elenco y los productores de Hamilton, que escuché está muy sobrevalorado, deberían disculparse de inmediato con Mike Pence por su terrible comportamiento".

Miranda ha dejado clara su opinión sobre el presidente. En octubre pasado, luego de los mortales huracanes en Puerto Rico y las críticas de Trump al alcalde de San Juan, la estrella, cuyos padres son de Puerto Rico, tuiteó: “Ella ha estado trabajando 24/7 / Has estado GOLFING. yendo directo al infierno. / El carrito de golf más rápido que jamás haya tomado ".

Queda por ver si Trump, quien rompió con la tradición al mantenerse alejado de los Kennedy Center Honors del año pasado, o Pence se presentarán para la carrera de Washington de Hamilton, que ganó 11 premios Tony. El jueves, el miembro de la audiencia Dave Austin, de 48 años, que dirige una agencia de publicidad, dijo: "La diversidad en este elenco no es algo que creo que sea de su agrado".

Recordando la línea "Inmigrantes: hacemos el trabajo", agregó: "No creo que aplaudan con todos los demás".

Hannah Garrett, de 26 años, estudiante de posgrado en consejería clínica de salud mental, dijo: “No sé qué obtendrían de eso. Saben que no son especialmente bienvenidos en Washington ".

Como muchos fanáticos de Hamilton, Garrett había escuchado la banda sonora en innumerables ocasiones, pero nunca había visto el programa. "Es un momento en el que no hay mucho de qué enorgullecerse como estadounidense", dijo. "Es interesante que surgiera de la presidencia de Obama".

Informado de que Miranda estaba presente, Garrett y dos amigos gritaron al unísono: "¡¿Qué ?!" y comenzó a enviar mensajes de texto emocionados a sus amigos.

Para los aficionados al teatro en DC ha habido una larga espera por la obra maestra que relata cómo Washington se convirtió en la capital de los Estados Unidos, aunque el propio Hamilton no pasó mucho tiempo aquí. Como en otras ciudades, miles de personas hicieron cola durante largas horas en persona y en línea para comprar boletos.

Michael Clements, editor en jefe de Capitol File Magazine, dijo: “Es enorme: de Nueva York a Londres, luego finalmente llegó a DC. Estoy impresionado. Sentir la energía del espectáculo es completamente diferente a escuchar la charla sobre él. Es una hermosa noche en Washington DC. Toma un nuevo significado aquí, tan cerca de los monumentos ”.

La producción ha sido recibida con entusiasmo. Peter Marks, el crítico de teatro del Washington Post, escribió: "Cuando Alexander Hamilton y Thomas Jefferson comienzan a rapear sobre la deuda nacional y los derechos de los estados, sabes que este musical de hip-hop está tan hecho para Washington que podría ocupar su propio monumento. en el Mall. Y no es un musical cualquiera, sino un trabajo que es a la vez genial y extraño y, sin duda, uno de los grandes musicales de todos los tiempos ".

Daniel Foster, editor colaborador de National Review, tuiteó una foto de sí mismo con una mujer en el contexto del Hamilton / Kennedy Center.


Hamilton hace un debut triunfal en Washington, pero ¿irá Trump a verlo?

El musical de gran éxito Hamilton hizo un debut triunfal en Washington el jueves, coincidiendo con el cumpleaños de Donald Trump. Sin embargo, parece haber pocas posibilidades de que el presidente de los Estados Unidos asista alguna vez al espectáculo.

El compositor y letrista Lin-Manuel Miranda visitó al ex presidente Barack Obama, un gran admirador, antes de asistir a la presentación de apertura en el Centro John F Kennedy para las Artes Escénicas, donde se desarrollará durante tres meses.

A Miranda se le unió el célebre chef José Andrés, con una camiseta que decía: “Los inmigrantes alimentan a América”. Andrés libró una batalla legal de dos años con Trump después de cancelar los planes de abrir un restaurante en su hotel en Washington y continúa atacándolo en las redes sociales.

Una célebre letra del musical “Inmigrantes: hacemos el trabajo”, produjo vítores y aplausos. El personal del Kennedy Center dijo que no estaban al tanto de la presencia de ningún político, aunque Hamilton parece un ajuste natural para una ciudad que vive y respira política.

Cuenta la historia de Alexander Hamilton, un inmigrante de las Indias Occidentales que se convirtió en la mano derecha de George Washington durante la Guerra Revolucionaria y fue el primer secretario del Tesoro. La partitura combina hip-hop, jazz, blues, rap, R&B y Broadway. El elenco diverso ve a George Washington, Thomas Jefferson y otros hombres (y mujeres) blancos muertos interpretados por actores de color.

El espectáculo se inauguró en Nueva York en 2015 y se convirtió en el boleto más popular de Broadway. Miranda y otros miembros del elenco fueron invitados por Obama y su esposa Michelle a actuar en la Casa Blanca. Eso parece impensable ahora.

Poco después de las elecciones de 2016, el vicepresidente electo Mike Pence fue abucheado en una actuación y, en el telón final, el elenco se dirigió directamente: “Somos los diversos estadounidenses que estamos alarmados y ansiosos de que su nueva administración no nos proteja. , nuestro planeta, nuestros hijos, nuestros padres ".

El actor Brandon Victor Dixon habla desde el escenario después del toque de telón en una actuación de Hamilton a la que Mike Pence asistió en Nueva York el 18 de noviembre de 2016. Fotografía: AP

Trump escribió en Twitter que Pence había sido "acosado" y el elenco había sido "muy grosero". Añadió: "El elenco y los productores de Hamilton, que escuché está muy sobrevalorado, deberían disculparse de inmediato con Mike Pence por su terrible comportamiento".

Miranda ha dejado clara su opinión sobre el presidente. En octubre pasado, luego de los mortales huracanes en Puerto Rico y las críticas de Trump al alcalde de San Juan, la estrella, cuyos padres son de Puerto Rico, tuiteó: “Ella ha estado trabajando 24/7 / Has estado GOLFING./ Estás yendo directo al infierno. / El carrito de golf más rápido que jamás haya tomado ".

Queda por ver si Trump, quien rompió con la tradición al mantenerse alejado de los Kennedy Center Honors del año pasado, o Pence se presentarán para la carrera de Washington de Hamilton, que ganó 11 premios Tony. El jueves, el miembro de la audiencia Dave Austin, de 48 años, que dirige una agencia de publicidad, dijo: "La diversidad en este elenco no es algo que creo que sea de su agrado".

Al recordar la frase "Inmigrantes: hacemos el trabajo", agregó: "No creo que aplaudan con todos los demás".

Hannah Garrett, de 26 años, estudiante de posgrado en consejería clínica de salud mental, dijo: “No sé qué obtendrían de eso. Saben que no son especialmente bienvenidos en Washington ".

Como muchos fanáticos de Hamilton, Garrett había escuchado la banda sonora en innumerables ocasiones, pero nunca había visto el programa. "Es un momento en el que no hay mucho de qué enorgullecerse como estadounidense", dijo. "Es interesante que salió de la presidencia de Obama".

Informado de que Miranda estaba presente, Garrett y dos amigos gritaron al unísono: "¡¿Qué ?!" y comenzó a enviar mensajes de texto emocionados a sus amigos.

Para los aficionados al teatro en DC ha habido una larga espera por la obra maestra que relata cómo Washington se convirtió en la capital de los Estados Unidos, aunque el propio Hamilton no pasó mucho tiempo aquí. Como en otras ciudades, miles de personas hicieron cola durante largas horas en persona y en línea para comprar boletos.

Michael Clements, editor en jefe de Capitol File Magazine, dijo: “Es enorme: de Nueva York a Londres, luego finalmente llegó a DC. Estoy impresionado. Sentir la energía del programa es completamente diferente a escuchar la charla sobre él. Es una hermosa noche en Washington DC. Toma un nuevo significado aquí, tan cerca de los monumentos ”.

La producción ha sido recibida con entusiasmo. Peter Marks, el crítico de teatro del Washington Post, escribió: "Cuando Alexander Hamilton y Thomas Jefferson comienzan a rapear sobre la deuda nacional y los derechos de los estados, sabes que este musical de hip-hop está tan hecho para Washington que podría ocupar su propio monumento. en el Mall. Y no es un musical cualquiera, sino un trabajo que es a la vez genial y extraño y, sin duda, uno de los grandes musicales de todos los tiempos ".

Daniel Foster, editor colaborador de National Review, tuiteó una foto de sí mismo con una mujer en un contexto de Hamilton / Kennedy Center.


Hamilton hace un debut triunfal en Washington, pero ¿irá Trump a verlo?

El musical de gran éxito Hamilton hizo un debut triunfal en Washington el jueves, coincidiendo con el cumpleaños de Donald Trump. Sin embargo, parece haber pocas posibilidades de que el presidente de los Estados Unidos asista alguna vez al espectáculo.

El compositor y letrista Lin-Manuel Miranda visitó al ex presidente Barack Obama, un gran admirador, antes de asistir a la presentación de apertura en el Centro John F Kennedy para las Artes Escénicas, donde se desarrollará durante tres meses.

A Miranda se le unió el célebre chef José Andrés, con una camiseta que decía: “Los inmigrantes alimentan a América”. Andrés libró una batalla legal de dos años con Trump después de cancelar los planes de abrir un restaurante en su hotel en Washington y continúa atacándolo en las redes sociales.

Una célebre letra del musical “Inmigrantes: hacemos el trabajo”, produjo vítores y aplausos. El personal del Kennedy Center dijo que no estaban al tanto de la presencia de ningún político, aunque Hamilton parece un ajuste natural para una ciudad que vive y respira política.

Cuenta la historia de Alexander Hamilton, un inmigrante de las Indias Occidentales que se convirtió en la mano derecha de George Washington durante la Guerra Revolucionaria y fue el primer secretario del Tesoro. La partitura combina hip-hop, jazz, blues, rap, R & ampB y Broadway, el elenco diverso ve a George Washington, Thomas Jefferson y otros hombres (y mujeres) blancos muertos interpretados por actores de color.

El espectáculo se inauguró en Nueva York en 2015 y se convirtió en el boleto más popular de Broadway. Miranda y otros miembros del elenco fueron invitados por Obama y su esposa Michelle para actuar en la Casa Blanca. Eso parece impensable ahora.

Poco después de las elecciones de 2016, el vicepresidente electo Mike Pence fue abucheado en una actuación y, en el telón final, el elenco se dirigió directamente: “Somos los diversos estadounidenses que estamos alarmados y ansiosos de que su nueva administración no nos proteja. , nuestro planeta, nuestros hijos, nuestros padres ".

El actor Brandon Victor Dixon habla desde el escenario después del toque de telón en una actuación de Hamilton a la que Mike Pence asistió en Nueva York el 18 de noviembre de 2016. Fotografía: AP

Trump escribió en Twitter que Pence había sido "acosado" y el elenco había sido "muy grosero". Añadió: "El elenco y los productores de Hamilton, que escuché está muy sobrevalorado, deberían disculparse de inmediato con Mike Pence por su terrible comportamiento".

Miranda ha dejado clara su opinión sobre el presidente. En octubre pasado, luego de los mortales huracanes en Puerto Rico y las críticas de Trump al alcalde de San Juan, la estrella, cuyos padres son de Puerto Rico, tuiteó: “Ella ha estado trabajando 24/7 / Has estado GOLFING./ Estás yendo directo al infierno. / El carrito de golf más rápido que jamás haya tomado ".

Queda por ver si Trump, quien rompió con la tradición al mantenerse alejado de los Kennedy Center Honors del año pasado, o Pence se presentarán para la carrera de Washington de Hamilton, que ganó 11 premios Tony. El jueves, el miembro de la audiencia Dave Austin, de 48 años, que dirige una agencia de publicidad, dijo: "La diversidad en este elenco no es algo que creo que sea de su agrado".

Al recordar la frase "Inmigrantes: hacemos el trabajo", agregó: "No creo que aplaudan con todos los demás".

Hannah Garrett, de 26 años, estudiante de posgrado en consejería clínica de salud mental, dijo: “No sé qué obtendrían de eso. Saben que no son especialmente bienvenidos en Washington ".

Como muchos fanáticos de Hamilton, Garrett había escuchado la banda sonora en innumerables ocasiones, pero nunca había visto el programa. "Es un momento en el que no hay mucho de qué enorgullecerse como estadounidense", dijo. "Es interesante que salió de la presidencia de Obama".

Informado de que Miranda estaba presente, Garrett y dos amigos gritaron al unísono: "¡¿Qué ?!" y comenzó a enviar mensajes de texto emocionados a sus amigos.

Para los aficionados al teatro en DC ha habido una larga espera por la obra maestra que relata cómo Washington se convirtió en la capital de los Estados Unidos, aunque el propio Hamilton no pasó mucho tiempo aquí. Como en otras ciudades, miles de personas hicieron cola durante largas horas en persona y en línea para comprar boletos.

Michael Clements, editor en jefe de Capitol File Magazine, dijo: “Es enorme: de Nueva York a Londres, luego finalmente llegó a DC. Estoy impresionado. Sentir la energía del espectáculo es completamente diferente a escuchar la charla sobre él. Es una hermosa noche en Washington DC. Toma un nuevo significado aquí, tan cerca de los monumentos ”.

La producción ha sido recibida con entusiasmo. Peter Marks, el crítico de teatro del Washington Post, escribió: "Cuando Alexander Hamilton y Thomas Jefferson comienzan a rapear sobre la deuda nacional y los derechos de los estados, sabes que este musical de hip-hop está tan hecho para Washington que podría ocupar su propio monumento. en el Mall. Y no es un musical cualquiera, sino un trabajo que es a la vez genial y extraño y, sin duda, uno de los grandes musicales de todos los tiempos ".

Daniel Foster, editor colaborador de National Review, tuiteó una foto de sí mismo con una mujer en el contexto del Hamilton / Kennedy Center.


Hamilton hace un debut triunfal en Washington, pero ¿irá Trump a verlo?

El musical de gran éxito Hamilton hizo un debut triunfal en Washington el jueves, coincidiendo con el cumpleaños de Donald Trump. Sin embargo, parece haber pocas posibilidades de que el presidente de los Estados Unidos asista alguna vez al espectáculo.

El compositor y letrista Lin-Manuel Miranda visitó al ex presidente Barack Obama, un gran admirador, antes de asistir a la presentación de apertura en el Centro John F Kennedy para las Artes Escénicas, donde se desarrollará durante tres meses.

A Miranda se le unió el célebre chef José Andrés, con una camiseta que decía: “Los inmigrantes alimentan a América”. Andrés libró una batalla legal de dos años con Trump después de cancelar los planes de abrir un restaurante en su hotel en Washington y continúa atacándolo en las redes sociales.

Una célebre letra del musical “Inmigrantes: hacemos el trabajo”, produjo vítores y aplausos. El personal del Kennedy Center dijo que no estaban al tanto de la presencia de ningún político, aunque Hamilton parece un ajuste natural para una ciudad que vive y respira política.

Cuenta la historia de Alexander Hamilton, un inmigrante de las Indias Occidentales que se convirtió en la mano derecha de George Washington durante la Guerra Revolucionaria y fue el primer secretario del Tesoro. La partitura combina hip-hop, jazz, blues, rap, R&B y Broadway. El elenco diverso ve a George Washington, Thomas Jefferson y otros hombres (y mujeres) blancos muertos interpretados por actores de color.

El espectáculo se inauguró en Nueva York en 2015 y se convirtió en el boleto más popular de Broadway. Miranda y otros miembros del elenco fueron invitados por Obama y su esposa Michelle para actuar en la Casa Blanca. Eso parece impensable ahora.

Poco después de las elecciones de 2016, el vicepresidente electo Mike Pence fue abucheado en una actuación y, en el telón final, el elenco se dirigió directamente: “Somos los diversos estadounidenses que estamos alarmados y ansiosos de que su nueva administración no nos proteja , nuestro planeta, nuestros hijos, nuestros padres ".

El actor Brandon Victor Dixon habla desde el escenario después del toque de telón en una actuación de Hamilton a la que Mike Pence asistió en Nueva York el 18 de noviembre de 2016. Fotografía: AP

Trump escribió en Twitter que Pence había sido "acosado" y el elenco había sido "muy grosero". Añadió: "El elenco y los productores de Hamilton, que escuché está muy sobrevalorado, deberían disculparse de inmediato con Mike Pence por su terrible comportamiento".

Miranda ha dejado clara su opinión sobre el presidente. En octubre pasado, luego de los mortales huracanes en Puerto Rico y las críticas de Trump al alcalde de San Juan, la estrella, cuyos padres son de Puerto Rico, tuiteó: “Ella ha estado trabajando 24/7 / Has estado GOLFING./ Estás yendo directo al infierno. / El carrito de golf más rápido que jamás haya tomado ".

Queda por ver si Trump, quien rompió con la tradición al mantenerse alejado de los Kennedy Center Honors del año pasado, o Pence se presentarán para la carrera de Washington de Hamilton, que ganó 11 premios Tony. El jueves, el miembro de la audiencia Dave Austin, de 48 años, que dirige una agencia de publicidad, dijo: "La diversidad en este elenco no es algo que creo que sea de su agrado".

Al recordar la frase "Inmigrantes: hacemos el trabajo", agregó: "No creo que aplaudan con todos los demás".

Hannah Garrett, de 26 años, estudiante de posgrado en consejería clínica de salud mental, dijo: “No sé qué obtendrían de eso. Saben que no son especialmente bienvenidos en Washington ".

Como muchos fanáticos de Hamilton, Garrett había escuchado la banda sonora en innumerables ocasiones, pero nunca había visto el programa. "Es un momento en el que no hay mucho de qué enorgullecerse como estadounidense", dijo. "Es interesante que salió de la presidencia de Obama".

Informado de que Miranda estaba presente, Garrett y dos amigos gritaron al unísono: "¡¿Qué ?!" y comenzó a enviar mensajes de texto emocionados a sus amigos.

Para los aficionados al teatro en DC ha habido una larga espera por la obra maestra que relata cómo Washington se convirtió en la capital de los Estados Unidos, aunque el propio Hamilton no pasó mucho tiempo aquí. Como en otras ciudades, miles de personas hicieron cola durante largas horas en persona y en línea para comprar boletos.

Michael Clements, editor en jefe de Capitol File Magazine, dijo: “Es enorme: de Nueva York a Londres, luego finalmente llegó a DC. Estoy impresionado. Sentir la energía del programa es completamente diferente a escuchar la charla sobre él. Es una hermosa noche en Washington DC. Toma un nuevo significado aquí, tan cerca de los monumentos ”.

La producción ha sido recibida con entusiasmo. Peter Marks, el crítico de teatro del Washington Post, escribió: "Cuando Alexander Hamilton y Thomas Jefferson comienzan a rapear sobre la deuda nacional y los derechos de los estados, sabes que este musical de hip-hop está tan hecho para Washington que podría ocupar su propio monumento. en el Mall. Y no es un musical cualquiera, sino un trabajo que es a la vez genial y extraño y, sin duda, uno de los grandes musicales de todos los tiempos ".

Daniel Foster, editor colaborador de National Review, tuiteó una foto de sí mismo con una mujer en el contexto del Hamilton / Kennedy Center.


Hamilton hace un debut triunfal en Washington, pero ¿irá Trump a verlo?

El musical de gran éxito Hamilton hizo un debut triunfal en Washington el jueves, coincidiendo con el cumpleaños de Donald Trump. Sin embargo, parece haber pocas posibilidades de que el presidente de los Estados Unidos asista alguna vez al espectáculo.

El compositor y letrista Lin-Manuel Miranda visitó al ex presidente Barack Obama, un gran admirador, antes de asistir a la presentación de apertura en el Centro John F Kennedy para las Artes Escénicas, donde se desarrollará durante tres meses.

A Miranda se le unió el célebre chef José Andrés, con una camiseta que decía: “Los inmigrantes alimentan a América”. Andrés libró una batalla legal de dos años con Trump después de cancelar los planes de abrir un restaurante en su hotel en Washington y continúa atacándolo en las redes sociales.

Una célebre letra del musical “Inmigrantes: hacemos el trabajo”, produjo vítores y aplausos. El personal del Kennedy Center dijo que no estaban al tanto de la presencia de ningún político, aunque Hamilton parece un ajuste natural para una ciudad que vive y respira política.

Cuenta la historia de Alexander Hamilton, un inmigrante de las Indias Occidentales que se convirtió en la mano derecha de George Washington durante la Guerra Revolucionaria y fue el primer secretario del Tesoro. La partitura combina hip-hop, jazz, blues, rap, R&B y Broadway. El elenco diverso ve a George Washington, Thomas Jefferson y otros hombres (y mujeres) blancos muertos interpretados por actores de color.

El espectáculo se inauguró en Nueva York en 2015 y se convirtió en el boleto más popular de Broadway. Miranda y otros miembros del elenco fueron invitados por Obama y su esposa Michelle a actuar en la Casa Blanca. Eso parece impensable ahora.

Poco después de las elecciones de 2016, el vicepresidente electo Mike Pence fue abucheado en una actuación y, en el telón final, el elenco se dirigió directamente: “Somos los diversos estadounidenses que estamos alarmados y ansiosos de que su nueva administración no nos proteja , nuestro planeta, nuestros hijos, nuestros padres ".

El actor Brandon Victor Dixon habla desde el escenario después del toque de telón en una actuación de Hamilton a la que Mike Pence asistió en Nueva York el 18 de noviembre de 2016. Fotografía: AP

Trump escribió en Twitter que Pence había sido "acosado" y el elenco había sido "muy grosero". Añadió: "El elenco y los productores de Hamilton, que escuché está muy sobrevalorado, deberían disculparse de inmediato con Mike Pence por su terrible comportamiento".

Miranda ha dejado clara su opinión sobre el presidente. En octubre pasado, luego de los mortales huracanes en Puerto Rico y las críticas de Trump al alcalde de San Juan, la estrella, cuyos padres son de Puerto Rico, tuiteó: “Ella ha estado trabajando 24/7 / Has estado GOLFING. yendo directo al infierno. / El carrito de golf más rápido que jamás haya tomado ".

Queda por ver si Trump, quien rompió con la tradición al mantenerse alejado de los Kennedy Center Honors del año pasado, o Pence se presentarán para la carrera de Washington de Hamilton, que ganó 11 premios Tony. El jueves, el miembro de la audiencia Dave Austin, de 48 años, que dirige una agencia de publicidad, dijo: "La diversidad en este elenco no es algo que creo que sea de su agrado".

Al recordar la frase "Inmigrantes: hacemos el trabajo", agregó: "No creo que aplauden con todos los demás".

Hannah Garrett, de 26 años, estudiante de posgrado en consejería clínica de salud mental, dijo: “No sé qué obtendrían de eso. Saben que no son especialmente bienvenidos en Washington ".

Como muchos fanáticos de Hamilton, Garrett había escuchado la banda sonora innumerables veces pero nunca había visto el programa. "Es un momento en el que no hay mucho de qué enorgullecerse como estadounidense", dijo. "Es interesante que surgiera de la presidencia de Obama".

Informed that Miranda was in an attendance, Garrett and two friends shouted in unison: “What?!” and began texting friends in excitement.

For theatregoers in DC there has been a long wait for the masterpiece that recounts how Washington became the capital of the US, though Hamilton himself did not spend much time here. As in other cities, thousands of people queued for long hours in person and online to buy tickets.

Michael Clements, the editor-in-chief of Capitol File Magazine, said: “It’s huge: from New York to London, then it’s finally made its way to DC. I’m blown away. To feel the energy of the show is completely different from hearing the chatter about it. It’s a beautiful DC night. It takes on a new meaning here, so close to the monuments.”

The production has been rapturously received. Peter Marks, the theatre critic of the Washington Post, wrote: “When Alexander Hamilton and Thomas Jefferson start rapping about the national debt and states’ rights, you know this hip-hop musical is so made for Washington that it could occupy its own monument on the Mall. And it’s not just any musical, but a work that’s both cool and wonky and without a doubt one of the great musicals of all time.”

Daniel Foster, a contributing editor at the National Review, tweeted a photo of himself with a woman against a Hamilton/Kennedy Center backdrop.


Hamilton makes triumphant debut in Washington – but will Trump go to see it?

T he mega-hit musical Hamilton made a triumphant debut in Washington on Thursday, coinciding with Donald Trump’s birthday. There seems little prospect, however, of the US president ever attending the show.

Composer and lyricist Lin-Manuel Miranda paid a visit to former president Barack Obama, a huge fan, before attending the opening performance at the John F Kennedy Center for the Performing Arts, where it will run for three months.

Miranda was joined by celebrity chef José Andrés, wearing a T-shirt that said: “Immigrants feed America”. Andrés fought a two-year legal battle with Trump after cancelling plans to open a restaurant at his hotel in Washington and continues to jab at him on social media.

A celebrated lyric in the musical, “Immigrants: we get the job done”, produced a cheer and applause. Kennedy Center staff said they were not aware of any politicians in attendance, although Hamilton seems a natural fit for a city that lives and breathes politics.

It tells the story of Alexander Hamilton, an immigrant from the West Indies who became George Washington’s right-hand man during the Revolutionary war and was the first treasury secretary. The score blends hip-hop, jazz, blues, rap, R&B and Broadway the diverse casting sees George Washington, Thomas Jefferson and other dead white males (and females) played by actors of colour.

The show opened in New York in 2015 and became Broadway’s hottest ticket. Miranda and other cast members were invited by Obama and his wife Michelle to perform at the White House. That seems unthinkable now.

Soon after the 2016 election, vice-president-elect Mike Pence was booed at a performance and, at the final curtain, directly addressed by the cast: “We are the diverse Americans who are alarmed and anxious that your new administration will not protect us, our planet, our children, our parents.”

Actor Brandon Victor Dixon speaks from the stage after the curtain call at a performance of Hamilton Mike Pence attended in New York on 18 November 2016. Photograph: AP

Trump wrote on Twitter that Pence had been “harassed” and the cast had been “very rude”. He added: “The cast and producers of Hamilton, which I hear is highly overrated, should immediately apologize to Mike Pence for their terrible behavior.”

Miranda has made his view of the president clear. Last October, following the deadly hurricanes in Puerto Rico and Trump’s criticism of the mayor of San Juan, the star, whose parents are from Puerto Rico, tweeted: “She has been working 24/7/ You have been GOLFING./ You’re going straight to hell./ Fastest golf cart you ever took.”

It remains to be seen if Trump, who broke with tradition by staying away from last year’s Kennedy Center Honors, or Pence will put in an appearance for the Washington run of Hamilton, which won 11 Tony awards. On Thursday, audience member Dave Austin, 48, who runs an advertising agency, said: “The diversity in this cast is not something I think would be to their taste.”

Recalling the “Immigrants: we get the job done” line, he added: “I don’t think they’d be applauding with everyone else.”

Hannah Garrett, 26, a graduate student in clinical mental health counselling, said: “I don’t know what they’d get out of it. They know they’re not especially welcome in Washington.”

Like many Hamilton fans, Garrett had listened to the soundtrack countless times but had never seen the show. “It’s a time when there’s not a lot to be proud of as an American,” she said. “It’s interesting that it came out of the Obama presidency.”

Informed that Miranda was in an attendance, Garrett and two friends shouted in unison: “What?!” and began texting friends in excitement.

For theatregoers in DC there has been a long wait for the masterpiece that recounts how Washington became the capital of the US, though Hamilton himself did not spend much time here. As in other cities, thousands of people queued for long hours in person and online to buy tickets.

Michael Clements, the editor-in-chief of Capitol File Magazine, said: “It’s huge: from New York to London, then it’s finally made its way to DC. I’m blown away. To feel the energy of the show is completely different from hearing the chatter about it. It’s a beautiful DC night. It takes on a new meaning here, so close to the monuments.”

The production has been rapturously received. Peter Marks, the theatre critic of the Washington Post, wrote: “When Alexander Hamilton and Thomas Jefferson start rapping about the national debt and states’ rights, you know this hip-hop musical is so made for Washington that it could occupy its own monument on the Mall. And it’s not just any musical, but a work that’s both cool and wonky and without a doubt one of the great musicals of all time.”

Daniel Foster, a contributing editor at the National Review, tweeted a photo of himself with a woman against a Hamilton/Kennedy Center backdrop.


Hamilton makes triumphant debut in Washington – but will Trump go to see it?

T he mega-hit musical Hamilton made a triumphant debut in Washington on Thursday, coinciding with Donald Trump’s birthday. There seems little prospect, however, of the US president ever attending the show.

Composer and lyricist Lin-Manuel Miranda paid a visit to former president Barack Obama, a huge fan, before attending the opening performance at the John F Kennedy Center for the Performing Arts, where it will run for three months.

Miranda was joined by celebrity chef José Andrés, wearing a T-shirt that said: “Immigrants feed America”. Andrés fought a two-year legal battle with Trump after cancelling plans to open a restaurant at his hotel in Washington and continues to jab at him on social media.

A celebrated lyric in the musical, “Immigrants: we get the job done”, produced a cheer and applause. Kennedy Center staff said they were not aware of any politicians in attendance, although Hamilton seems a natural fit for a city that lives and breathes politics.

It tells the story of Alexander Hamilton, an immigrant from the West Indies who became George Washington’s right-hand man during the Revolutionary war and was the first treasury secretary. The score blends hip-hop, jazz, blues, rap, R&B and Broadway the diverse casting sees George Washington, Thomas Jefferson and other dead white males (and females) played by actors of colour.

The show opened in New York in 2015 and became Broadway’s hottest ticket. Miranda and other cast members were invited by Obama and his wife Michelle to perform at the White House. That seems unthinkable now.

Soon after the 2016 election, vice-president-elect Mike Pence was booed at a performance and, at the final curtain, directly addressed by the cast: “We are the diverse Americans who are alarmed and anxious that your new administration will not protect us, our planet, our children, our parents.”

Actor Brandon Victor Dixon speaks from the stage after the curtain call at a performance of Hamilton Mike Pence attended in New York on 18 November 2016. Photograph: AP

Trump wrote on Twitter that Pence had been “harassed” and the cast had been “very rude”. He added: “The cast and producers of Hamilton, which I hear is highly overrated, should immediately apologize to Mike Pence for their terrible behavior.”

Miranda has made his view of the president clear. Last October, following the deadly hurricanes in Puerto Rico and Trump’s criticism of the mayor of San Juan, the star, whose parents are from Puerto Rico, tweeted: “She has been working 24/7/ You have been GOLFING./ You’re going straight to hell./ Fastest golf cart you ever took.”

It remains to be seen if Trump, who broke with tradition by staying away from last year’s Kennedy Center Honors, or Pence will put in an appearance for the Washington run of Hamilton, which won 11 Tony awards. On Thursday, audience member Dave Austin, 48, who runs an advertising agency, said: “The diversity in this cast is not something I think would be to their taste.”

Recalling the “Immigrants: we get the job done” line, he added: “I don’t think they’d be applauding with everyone else.”

Hannah Garrett, 26, a graduate student in clinical mental health counselling, said: “I don’t know what they’d get out of it. They know they’re not especially welcome in Washington.”

Like many Hamilton fans, Garrett had listened to the soundtrack countless times but had never seen the show. “It’s a time when there’s not a lot to be proud of as an American,” she said. “It’s interesting that it came out of the Obama presidency.”

Informed that Miranda was in an attendance, Garrett and two friends shouted in unison: “What?!” and began texting friends in excitement.

For theatregoers in DC there has been a long wait for the masterpiece that recounts how Washington became the capital of the US, though Hamilton himself did not spend much time here. As in other cities, thousands of people queued for long hours in person and online to buy tickets.

Michael Clements, the editor-in-chief of Capitol File Magazine, said: “It’s huge: from New York to London, then it’s finally made its way to DC. I’m blown away. To feel the energy of the show is completely different from hearing the chatter about it. It’s a beautiful DC night. It takes on a new meaning here, so close to the monuments.”

The production has been rapturously received. Peter Marks, the theatre critic of the Washington Post, wrote: “When Alexander Hamilton and Thomas Jefferson start rapping about the national debt and states’ rights, you know this hip-hop musical is so made for Washington that it could occupy its own monument on the Mall. And it’s not just any musical, but a work that’s both cool and wonky and without a doubt one of the great musicals of all time.”

Daniel Foster, a contributing editor at the National Review, tweeted a photo of himself with a woman against a Hamilton/Kennedy Center backdrop.


Hamilton makes triumphant debut in Washington – but will Trump go to see it?

T he mega-hit musical Hamilton made a triumphant debut in Washington on Thursday, coinciding with Donald Trump’s birthday. There seems little prospect, however, of the US president ever attending the show.

Composer and lyricist Lin-Manuel Miranda paid a visit to former president Barack Obama, a huge fan, before attending the opening performance at the John F Kennedy Center for the Performing Arts, where it will run for three months.

Miranda was joined by celebrity chef José Andrés, wearing a T-shirt that said: “Immigrants feed America”. Andrés fought a two-year legal battle with Trump after cancelling plans to open a restaurant at his hotel in Washington and continues to jab at him on social media.

A celebrated lyric in the musical, “Immigrants: we get the job done”, produced a cheer and applause. Kennedy Center staff said they were not aware of any politicians in attendance, although Hamilton seems a natural fit for a city that lives and breathes politics.

It tells the story of Alexander Hamilton, an immigrant from the West Indies who became George Washington’s right-hand man during the Revolutionary war and was the first treasury secretary. The score blends hip-hop, jazz, blues, rap, R&B and Broadway the diverse casting sees George Washington, Thomas Jefferson and other dead white males (and females) played by actors of colour.

The show opened in New York in 2015 and became Broadway’s hottest ticket. Miranda and other cast members were invited by Obama and his wife Michelle to perform at the White House. That seems unthinkable now.

Soon after the 2016 election, vice-president-elect Mike Pence was booed at a performance and, at the final curtain, directly addressed by the cast: “We are the diverse Americans who are alarmed and anxious that your new administration will not protect us, our planet, our children, our parents.”

Actor Brandon Victor Dixon speaks from the stage after the curtain call at a performance of Hamilton Mike Pence attended in New York on 18 November 2016. Photograph: AP

Trump wrote on Twitter that Pence had been “harassed” and the cast had been “very rude”. He added: “The cast and producers of Hamilton, which I hear is highly overrated, should immediately apologize to Mike Pence for their terrible behavior.”

Miranda has made his view of the president clear. Last October, following the deadly hurricanes in Puerto Rico and Trump’s criticism of the mayor of San Juan, the star, whose parents are from Puerto Rico, tweeted: “She has been working 24/7/ You have been GOLFING./ You’re going straight to hell./ Fastest golf cart you ever took.”

It remains to be seen if Trump, who broke with tradition by staying away from last year’s Kennedy Center Honors, or Pence will put in an appearance for the Washington run of Hamilton, which won 11 Tony awards. On Thursday, audience member Dave Austin, 48, who runs an advertising agency, said: “The diversity in this cast is not something I think would be to their taste.”

Recalling the “Immigrants: we get the job done” line, he added: “I don’t think they’d be applauding with everyone else.”

Hannah Garrett, 26, a graduate student in clinical mental health counselling, said: “I don’t know what they’d get out of it. They know they’re not especially welcome in Washington.”

Like many Hamilton fans, Garrett had listened to the soundtrack countless times but had never seen the show. “It’s a time when there’s not a lot to be proud of as an American,” she said. “It’s interesting that it came out of the Obama presidency.”

Informed that Miranda was in an attendance, Garrett and two friends shouted in unison: “What?!” and began texting friends in excitement.

For theatregoers in DC there has been a long wait for the masterpiece that recounts how Washington became the capital of the US, though Hamilton himself did not spend much time here. As in other cities, thousands of people queued for long hours in person and online to buy tickets.

Michael Clements, the editor-in-chief of Capitol File Magazine, said: “It’s huge: from New York to London, then it’s finally made its way to DC. I’m blown away. To feel the energy of the show is completely different from hearing the chatter about it. It’s a beautiful DC night. It takes on a new meaning here, so close to the monuments.”

The production has been rapturously received. Peter Marks, the theatre critic of the Washington Post, wrote: “When Alexander Hamilton and Thomas Jefferson start rapping about the national debt and states’ rights, you know this hip-hop musical is so made for Washington that it could occupy its own monument on the Mall. And it’s not just any musical, but a work that’s both cool and wonky and without a doubt one of the great musicals of all time.”

Daniel Foster, a contributing editor at the National Review, tweeted a photo of himself with a woman against a Hamilton/Kennedy Center backdrop.


Hamilton makes triumphant debut in Washington – but will Trump go to see it?

T he mega-hit musical Hamilton made a triumphant debut in Washington on Thursday, coinciding with Donald Trump’s birthday. There seems little prospect, however, of the US president ever attending the show.

Composer and lyricist Lin-Manuel Miranda paid a visit to former president Barack Obama, a huge fan, before attending the opening performance at the John F Kennedy Center for the Performing Arts, where it will run for three months.

Miranda was joined by celebrity chef José Andrés, wearing a T-shirt that said: “Immigrants feed America”. Andrés fought a two-year legal battle with Trump after cancelling plans to open a restaurant at his hotel in Washington and continues to jab at him on social media.

A celebrated lyric in the musical, “Immigrants: we get the job done”, produced a cheer and applause. Kennedy Center staff said they were not aware of any politicians in attendance, although Hamilton seems a natural fit for a city that lives and breathes politics.

It tells the story of Alexander Hamilton, an immigrant from the West Indies who became George Washington’s right-hand man during the Revolutionary war and was the first treasury secretary. The score blends hip-hop, jazz, blues, rap, R&B and Broadway the diverse casting sees George Washington, Thomas Jefferson and other dead white males (and females) played by actors of colour.

The show opened in New York in 2015 and became Broadway’s hottest ticket. Miranda and other cast members were invited by Obama and his wife Michelle to perform at the White House. That seems unthinkable now.

Soon after the 2016 election, vice-president-elect Mike Pence was booed at a performance and, at the final curtain, directly addressed by the cast: “We are the diverse Americans who are alarmed and anxious that your new administration will not protect us, our planet, our children, our parents.”

Actor Brandon Victor Dixon speaks from the stage after the curtain call at a performance of Hamilton Mike Pence attended in New York on 18 November 2016. Photograph: AP

Trump wrote on Twitter that Pence had been “harassed” and the cast had been “very rude”. He added: “The cast and producers of Hamilton, which I hear is highly overrated, should immediately apologize to Mike Pence for their terrible behavior.”

Miranda has made his view of the president clear. Last October, following the deadly hurricanes in Puerto Rico and Trump’s criticism of the mayor of San Juan, the star, whose parents are from Puerto Rico, tweeted: “She has been working 24/7/ You have been GOLFING./ You’re going straight to hell./ Fastest golf cart you ever took.”

It remains to be seen if Trump, who broke with tradition by staying away from last year’s Kennedy Center Honors, or Pence will put in an appearance for the Washington run of Hamilton, which won 11 Tony awards. On Thursday, audience member Dave Austin, 48, who runs an advertising agency, said: “The diversity in this cast is not something I think would be to their taste.”

Recalling the “Immigrants: we get the job done” line, he added: “I don’t think they’d be applauding with everyone else.”

Hannah Garrett, 26, a graduate student in clinical mental health counselling, said: “I don’t know what they’d get out of it. They know they’re not especially welcome in Washington.”

Like many Hamilton fans, Garrett had listened to the soundtrack countless times but had never seen the show. “It’s a time when there’s not a lot to be proud of as an American,” she said. “It’s interesting that it came out of the Obama presidency.”

Informed that Miranda was in an attendance, Garrett and two friends shouted in unison: “What?!” and began texting friends in excitement.

For theatregoers in DC there has been a long wait for the masterpiece that recounts how Washington became the capital of the US, though Hamilton himself did not spend much time here. As in other cities, thousands of people queued for long hours in person and online to buy tickets.

Michael Clements, the editor-in-chief of Capitol File Magazine, said: “It’s huge: from New York to London, then it’s finally made its way to DC. I’m blown away. To feel the energy of the show is completely different from hearing the chatter about it. It’s a beautiful DC night. It takes on a new meaning here, so close to the monuments.”

The production has been rapturously received. Peter Marks, the theatre critic of the Washington Post, wrote: “When Alexander Hamilton and Thomas Jefferson start rapping about the national debt and states’ rights, you know this hip-hop musical is so made for Washington that it could occupy its own monument on the Mall. And it’s not just any musical, but a work that’s both cool and wonky and without a doubt one of the great musicals of all time.”

Daniel Foster, a contributing editor at the National Review, tweeted a photo of himself with a woman against a Hamilton/Kennedy Center backdrop.