Recetas tradicionales

Belleza entre bastidores: probando los mejores looks de pasarela de verano con la ayuda de estilistas famosos

Belleza entre bastidores: probando los mejores looks de pasarela de verano con la ayuda de estilistas famosos

Puede que estés charlando con tus amigos sobre los últimos abrigos de pasarela que llegarán a Neiman's, pero el otoño todavía está muy lejos, muy, muy lejos. Esta bien no ese lejos, pero aún queda otro mes sólido de verano y, personalmente, tenemos la intención de absorber hasta la última gota de sol. Pero, hora de la confesión, nuestro cabello se está desgastando un poco. Con el calor, solo hay tantas opciones de peinados de verano y, además, solo puedes usar un moño tantas veces antes de que la gente comience a notarlo. Entonces, ¿qué puede hacer una chica? Recorrimos las pasarelas de primavera en busca de inspiración y hablamos con algunos profesionales, con la esperanza de encontrar mejores opciones de estilo para darles una nueva vida a esos exagerados mechones de verano. Incluso los probamos todos para asegurarnos de que fueran lo suficientemente fáciles como para pasar un día divertido en la arena o surfear. Ahora solo esperamos que queden suficientes días soleados en la temporada para usarlos todos.

Crédito de la foto Aveda a través de Flickr

Con casi 20 años de peluquería en su haber, semana de la moda y editorial Redken la estilista Jenny Balding conoce el cabello. Su trabajo se ha visto en las pasarelas de Marc Jacobs, Betsey Johnson y Proenza Schouler, además de que ha trabajado con celebridades como Heidi Klum, Miranda Kerr y Kendall Jenner, por lo que teníamos que conseguir su opinión sobre una de las tendencias de cabello más chic de esta temporada. —La cola de caballo. Nos dio un tutorial sobre uno de nuestros looks favoritos de la colección Osklen SS14. “Cree una parte lateral baja en el lado que mejor se adapte a su rostro. Luego séquelo con secador muy suave y recto ”, explica. Personalmente nos encanta la parte lateral baja, pero las partes medias también estaban por toda la pista. “Separe las secciones frente a la oreja y déjelas afuera. Luego, barra el cabello en una coleta baja en la nuca, manteniéndolo De Verdad suave a medida que avanza ”, dice ella. “Toma una de las secciones laterales y cruza la base de la cola de caballo y sujeta con alfileres justo debajo. Repite la misma técnica en el otro lado ". A estas alturas, en nuestra ejecución de prueba, todo se veía bastante bien, y básicamente nos comprometimos a probar los looks de pasarela más a menudo. "¡Rocíe con un spray de brillo para obtener el máximo brillo!" Agrega calvicie. (Además, un poco de protector solar nunca lastimó a nadie).

Crédito de la foto Aveda a través de Flickr

Como estilista senior en el Cutler Salon de la ciudad de Nueva York, Balding se especializa en cortes y peinados tanto para hombres como para mujeres, y vive según el lema "llevar la pasarela a la realidad". Tomando los mejores looks de las pasarelas de todo el mundo, recrea los looks de los clientes y los invitados al salón, y ahora nos los trae. Otro estilo para mejorar nuestro juego de cola de caballo es el look trenzado de Stella McCartney SS14. La calvicie sugiere comenzar de la misma manera, “Secar con secador muy suave y recto. Y asegúrese de apartar el cabello de la cara para alentarlo a mantenerse liso ". Parece bastante fácil. "Coloca una cola de caballo baja en la nuca, luego toma una pequeña sección de la parte inferior de la cola de caballo y crea una trenza apretada", explica. Es cierto que esto fue un poco más incómodo; necesitábamos comenzar nuestra mini-trenza en el costado, en gran parte debido a nuestros dedos de mantequilla. "Envuelva alrededor de la base de la cola de caballo y sujete con alfileres".

Crédito de la foto de Valentino a través de Facebook

Mientras estábamos abriendo este camino de colas de caballo de tendencia con Balding, no podíamos dejar de lado la ahora icónica cola de burbujas de Valentino. “¿Por qué no crear pequeñas burbujas en la cola? Puedes ir con una coleta muy alta como Blake Lively en la Met Gala o muy baja en la nuca que se vio en Valentino esta temporada en París ”, pregunta. Entonces, cuando nos preguntaron cuál preferiríamos estilizar, tuvimos que admitir que queríamos ambos. Para el cabello de estilo vivo, sugiere que “alisemos el cabello en una cola de caballo muy alta justo debajo de la corona o donde sea que la mayoría se adapte a su perfil. Asegúrate de asegurarlo firmemente para mantenerlo anclado y no aflojarse con el tiempo ". Al replicar el estilo en casa, realmente sugerimos que sea ajustado; después de un par de balbuceos, nos dimos cuenta de que el cepillado, el peinado hacia atrás y la adición de más bandas realmente pueden aflojar su apariencia. “Cepille su cola de caballo para que cree una superficie lisa en la parte superior, pero luego cepille hacia atrás la parte inferior de la cola para crear una textura hinchada. Luego, vuelve a alisar ligeramente para terminar ”, agrega. "Luego, crea pequeñas burbujas hasta el final para crear el estilo que desees". Para copiar el estilo de la pasarela de Valentino, “comience con una parte lateral baja o central y alise en una cola de caballo muy baja en la nuca. Nuevamente, asegúrelo firmemente ya que esta es su ancla ". Luego trabaje esas mini bandas como mejor le parezca.

Crédito de la foto de TIGI Professional a través de Facebook

Una de nuestras marcas favoritas para escuchar después de la semana de la moda es Pasarela de TIGI tripulación que comparte instrucciones sobre algunos de sus mejores looks de pasarela. Nuestro favorito, con mucho, para el verano fueron las trenzas de doble cola de Mara Hoffman SS14, sin las extensiones, por supuesto. “Prepara el cabello con abundante espuma, trabajándolo desde la raíz hasta las puntas y cepillándolo con un cepillo de paleta mientras creas una parte central definida desde la línea del cabello hasta la nuca”, explica Catwalk por el director creativo global de TIGI, Nick Irwin. “Comenzando por el lado izquierdo de la cabeza, recoja el cabello y comience con el trenzado francés directamente detrás de la oreja, asegurando el extremo con un pequeño elástico. Repetir en el lado derecho." Esta parte, lo admitiremos, no fue fácil. El trenzado francés detrás de tu propia cabeza nunca es simple, pero después de un tiempo lo entendimos, más o menos. "Con un cinturón tejido de colores, une las dos trenzas en una pequeña sección en la nuca y sujeta con alfileres, metiendo los extremos". Aparte del trenzado francés, esto fue bastante fácil de replicar, e incluso si está un poco desordenado, parece que has estado jugando en el surf, por lo que lo consideramos beneficioso para todos.

Crédito de la foto Aveda a través de Flickr

También tuvimos la oportunidad de conocer el cerebro de Larry Sims, un veterano peluquero de quince años que comenzó su carrera como coreógrafo para músicos, pero después de descubrir su verdadera pasión por el cabello, su clientela famosa comenzó a hacer fila para su silla de peinado en lugar de bailar. en su estudio. Los clientes incluyen Queen Latifah, David y Victoria Beckham, Christina Millian, Gabrielle Union y Mary J Blige. En Ann Yee SS14 vimos un trenzado deliciosamente funky que teníamos que probar. “Empiece por tener el cabello liso, fresco, peinado y limpio. Tome una cantidad del tamaño de una moneda de diez centavos de aceite en crema Go Pro Gro (suave y brillante) y aplíquelo desde la raíz hasta las puntas para obtener brillo e hidratación ”, sugiere Sims. Luego, con un peine de cola de rata, cree dos secciones de cabello desde la sien de la cabeza hasta el centro de la parte posterior del cuello y asegure la sección central con un clip. Haz una trenza francesa en ambos lados del cabello cortado y ata las trenzas con pequeñas bandas de goma ". Una vez más, los peligros del trenzado francés casi nos hacen tropezar, pero una trenza apretada es un poco más fácil de lograr. “Suelta la sección media de tu cabello quitando el clip. Separe por la mitad y gire hacia atrás ambas secciones en la parte superior de su oído hacia la coronilla central de su cabeza ”, explica Sims. "Asegúrelo con mini bandas elásticas y horquillas". Este look es definitivamente vanguardista sin intentar un afeitado lateral moderno.

Crédito de la foto de TIGI Professional a través de Facebook

Un portavoz famoso de Productos Got2b, Sims trabaja con celebridades, colabora con estilistas internacionales, diseña sesiones editoriales e incluso diseñó a nuestra favorita, Lupita Nyong’o, la noche que ganó el Oscar. En Miami Swim Week vimos algunos estilos que no podíamos dejar fuera de la lista y Sims fue el tipo que nos dio las instrucciones. Para obtener el Mohawk de playa trenzado en Suboo, Sims sugiere que “comencemos por establecer una textura ondulada natural aplicando un spray ondulante de infusión de sal sobre el cabello mojado. Deje que el cabello se seque al aire ". (Es cierto que secar nuestro cabello al aire fue la parte más difícil de este estilo). “Una vez seco, toma las secciones medias superiores de tu cabello, usando los arcos de las cejas como guía de colocación. Sin apretar, francés debajo de la trenza, la parte superior del cabello de la corona; asegúrelo con mini bandas de goma ”, explica. “Tome las dos secciones restantes de cabello, en ambos lados y ruede hacia arriba alejándose de la cara, permitiendo que los zarcillos caigan orgánicamente a ambos lados de la cara. Luego asegúrelo con una laca voluminosa ".


Cómo la estrella de SNL Heidi Gardner pasó de cortarse el pelo en Los Ángeles a hacer bromas en la televisión

Mi obsesión con el cabello comenzó cuando cumplí 12 años, justo cuando Gwen Stefani y # xA0dyed la suya de color rosa intenso. Después de eso, probaba un nuevo color cada mes. Para cuando llegué a la universidad, estaba cortando el pelo a todos mis amigos en quiebra. Estaba un poco perdido con lo que quería hacer con mi vida, así que pensé, & # x201CMal vez si dejo los estudios y me mudo a Los Ángeles para arreglarme el cabello, eso & # x2019 sonará mejor que simplemente dejarlos & # x201D.

Cuando llegué a Los Ángeles, fui a la escuela de cosmetología y conseguí un trabajo en un salón en Studio City, que era un poco conservador, pero tenía algunos clientes a los que les gustaba experimentar. Recuerdo estar sentada en el piso de mi apartamento, trabajando en extensiones de cabello, y pensé, & # x201CI & # x2019m haciendo extensiones para las estrellas. Como, tal vez Paris Hilton los use. Esto es lo mejor posible. & # X201D

Rápidamente descubrí qué hace a un buen peluquero. No. 1: Deben estar bien versados ​​en cabello y saber lo que hacen. No. 2: Deben dar su opinión honesta. Y No. 3: Deberían empujarte un poco más para que pruebes algo que no hubieras considerado. Siempre he sido un poco complaciente con la gente, así que en términos de ese segundo punto, probablemente no fui tan honesto como debería haber sido. Puedo arriesgarme por mi cuenta, pero cuando alguien te dice que quiere flequillo, eso puede dar miedo.

Como estilista, te conviertes en una especie de terapeuta de sillón, y cuando estaba haciendo la transición a la comedia, eso se volvió realmente útil. Tenía una gran cantidad de personajes en mi cara todos los días, y obtendría ideas para bocetos de cosas aleatorias que dijeron los clientes. También me hizo un mejor oyente. El salón es un lugar de confidencialidad. A veces tienes un cliente llorando en tu silla, así que aprendes a estar ahí para alguien.

Llevaba unos cinco años en el salón cuando mi esposo [el escritor Zeb Wells] me llevó a un programa de improvisación de Groundlings una noche, lo cual fue emocionante porque estaba obsesionada con SNL & # xA0y sabía que gente como Will Ferrell y Cheri Oteri habían comenzado allí. Al ver las parodias, me quedé impresionado. Melissa McCarthy todavía estaba en los Groundlings, y pensé, & # x201C ¿Por qué no es la estrella más grande del mundo? & # X201D Por supuesto, su carrera despegó unos meses después.

Después del programa, estaba como, & # x201C ¿Cómo hago eso? & # X201D Llamé a mi hermano y me dijo, & # x201CI & # x2019he estado esperando que dijeras esto toda nuestra vida. Yo & # x2019 pagaré tu primera clase de Groundlings & # x201D. Así que me inscribió. Al principio lo estaba haciendo por la dicha. Luego me trasladé a la Sunday Company, que realiza una SNL-Espectáculo de estilo. Estás escribiendo material nuevo cada semana, comprando tus propias pelucas y disfraces. Comenzó a tomarme todo mi tiempo, pero fue lo más divertido que jamás tuve.

Finalmente, supe que necesitaba comprometerme por completo. Tuve suerte de que el jefe de mi salón me apoyara. Mis clientes, por otro lado, estaban confundidos. Su reacción fue como, & # x201COK & # x2026 pero ¿eres siquiera gracioso? & # X201D Y yo dije, & # x201C Bueno, sé que & # x2019 no soy un peluquero gracioso, pero creo que & # x2019 soy un poco gracioso & # x201D.

Aproximadamente un año y medio después, en 2017, [SNL productor] & # xA0Lindsay Shookus vino a los Groundlings para ver un programa. Y poco después de eso, me pidieron que hiciera una audición para SNL. Fue mucha presión. En ese momento, lo único con lo que podía compararlo era con mi prueba de cosmetología & # x2014, que también me asustó. Pero debe haber ido bien, porque aproximadamente una semana después recibí la llamada de [SNL productor ejecutivo] Lorne Michaels me trajo.

Los caracteres que escribo ahora se basan generalmente en alguien que he visto en el mundo. Siempre estoy tomando fotos en secreto de gente en la calle. Una vez que tu boceto aparece en el programa, te encuentras con el vestuario y el cabello, y generalmente te dan rienda suelta. Me encantó trabajar en el aspecto de mis personajes, como Angel, todos los boxeadores y novias de Goop, miembro del personal de Goop, Baskin Johns, y Bailey, el crítico de cine adolescente, que tiene esta peluca planchada que se esconde detrás.


Cómo la estrella de SNL Heidi Gardner pasó de cortarse el pelo en Los Ángeles a hacer bromas en la televisión

Mi obsesión con el cabello comenzó cuando cumplí 12 años, justo cuando Gwen Stefani y # xA0dyed la suya de color rosa intenso. Después de eso, probaba un nuevo color cada mes. Para cuando llegué a la universidad, estaba cortando el pelo a todos mis amigos en quiebra. Estaba un poco perdido con lo que quería hacer con mi vida, así que pensé, & # x201CMal vez si dejo los estudios y me mudo a Los Ángeles para peinarme, eso & # x2019 sonará mejor que simplemente dejarlos & # x201D.

Cuando llegué a Los Ángeles, fui a la escuela de cosmetología y conseguí un trabajo en un salón en Studio City, que era un poco conservador, pero tenía algunos clientes a los que les gustaba experimentar. Recuerdo estar sentada en el suelo de mi apartamento, trabajando en extensiones de cabello, y pensé, & # x201CI & # x2019m haciendo extensiones para las estrellas. Como, tal vez Paris Hilton los use. Esto es lo mejor posible. & # X201D

Rápidamente descubrí qué hace a un buen peluquero. No. 1: Deben estar bien versados ​​en cabello y saber lo que hacen. No. 2: Deben dar su opinión honesta. Y No. 3: Deberían empujarte un poco más para que pruebes algo que no hubieras considerado. Siempre he sido un poco complaciente con la gente, así que en términos de ese segundo punto, probablemente no fui tan honesto como debería haber sido. Puedo arriesgarme por mi cuenta, pero cuando alguien te dice que quiere flequillo, eso puede dar miedo.

Como estilista, te conviertes en una especie de terapeuta de sillón, y cuando estaba haciendo la transición a la comedia, eso se volvió realmente útil. Tenía una gran cantidad de personajes en mi rostro todos los días, y obtengo ideas para bocetos de cosas aleatorias que dicen los clientes. También me hizo un mejor oyente. El salón es un lugar de confidencialidad. A veces tienes un cliente llorando en tu silla, así que aprendes a estar ahí para alguien.

Llevaba unos cinco años en el salón cuando mi esposo [el escritor Zeb Wells] me llevó a un programa de improvisación de Groundlings una noche, lo cual fue emocionante porque estaba obsesionada con SNL & # xA0y sabía que gente como Will Ferrell y Cheri Oteri habían comenzado allí. Al ver las parodias, me quedé impresionado. Melissa McCarthy todavía estaba en los Groundlings, y pensé, & # x201C ¿Por qué no es la estrella más grande del mundo? & # X201D Por supuesto, su carrera despegó unos meses después.

Después del programa, estaba como, & # x201C ¿Cómo hago eso? & # X201D Llamé a mi hermano y me dijo, & # x201CI & # x2019he estado esperando que dijeras esto toda nuestra vida. Yo & # x2019 pagaré tu primera clase de Groundlings & # x201D. Así que me inscribió. Al principio lo estaba haciendo por la dicha. Luego me trasladé a la Sunday Company, que realiza una SNL-Espectáculo de estilo. Estás escribiendo material nuevo cada semana, comprando tus propias pelucas y disfraces. Empezó a tomarme todo el tiempo, pero fue lo más divertido que he tenido.

Finalmente, supe que necesitaba comprometerme por completo. Tuve suerte de que el jefe de mi salón me apoyara. Mis clientes, por otro lado, estaban confundidos. Su reacción fue como, & # x201COK & # x2026 pero ¿eres siquiera gracioso? & # X201D Y yo dije, & # x201C Bueno, sé que & # x2019 no soy un peluquero gracioso, pero creo que & # x2019 soy un poco gracioso & # x201D.

Aproximadamente un año y medio después, en 2017, [SNL productor] & # xA0Lindsay Shookus vino a los Groundlings para ver un programa. Y poco después de eso, me pidieron que hiciera una audición para SNL. Fue mucha presión. En ese momento, lo único con lo que podía compararlo era con mi prueba de cosmetología & # x2014, que también me asustó. Pero debe haber ido bien, porque aproximadamente una semana después recibí la llamada de [SNL el productor ejecutivo] Lorne Michaels me contó.

Los caracteres que escribo ahora se basan generalmente en alguien que he visto en el mundo. Siempre estoy tomando fotos en secreto de gente en la calle. Una vez que tu boceto aparece en el programa, te encuentras con el vestuario y el cabello, y generalmente te dan rienda suelta. Me encantó trabajar en el aspecto de mis personajes, como Angel, todos los boxeadores y novias de Goop, miembro del personal de Goop, Baskin Johns, y Bailey, el crítico de cine adolescente, que tiene esta peluca planchada que se esconde detrás.


Cómo la estrella de SNL Heidi Gardner pasó de cortarse el pelo en Los Ángeles a hacer bromas en la televisión

Mi obsesión con el cabello comenzó cuando cumplí 12 años, justo cuando Gwen Stefani y # xA0dyed la suya de color rosa intenso. Después de eso, probaba un nuevo color cada mes. Para cuando llegué a la universidad, estaba cortando el pelo a todos mis amigos en quiebra. Estaba un poco perdido con lo que quería hacer con mi vida, así que pensé, & # x201CMal vez si dejo los estudios y me mudo a Los Ángeles para peinarme, eso & # x2019 sonará mejor que simplemente dejarlos & # x201D.

Cuando llegué a Los Ángeles, fui a la escuela de cosmetología y conseguí un trabajo en un salón en Studio City, que era un poco conservador, pero tenía algunos clientes a los que les gustaba experimentar. Recuerdo estar sentada en el piso de mi apartamento, trabajando en extensiones de cabello, y pensé, & # x201CI & # x2019m haciendo extensiones para las estrellas. Como, tal vez Paris Hilton los use. Esto es lo mejor posible. & # X201D

Rápidamente descubrí qué hace a un buen peluquero. No. 1: Deben estar bien versados ​​en cabello y saber lo que hacen. No. 2: Deben dar su opinión honesta. Y No. 3: Deberían empujarte un poco más para que pruebes algo que no hubieras considerado. Siempre he sido un poco complaciente con la gente, así que en términos de ese segundo punto, probablemente no fui tan honesto como debería haber sido. Puedo arriesgarme por mi cuenta, pero cuando alguien te dice que quiere flequillo, eso puede dar miedo.

Como estilista, te conviertes en una especie de terapeuta de sillón, y cuando estaba haciendo la transición a la comedia, eso se volvió realmente útil. Tenía una gran cantidad de personajes en mi rostro todos los días, y obtengo ideas para bocetos de cosas aleatorias que dicen los clientes. También me hizo un mejor oyente. El salón es un lugar de confidencialidad. A veces tienes un cliente llorando en tu silla, así que aprendes a estar ahí para alguien.

Llevaba unos cinco años en el salón cuando mi esposo [el escritor Zeb Wells] me llevó a un programa de improvisación de Groundlings una noche, lo cual fue emocionante porque estaba obsesionada con SNL & # xA0y sabía que gente como Will Ferrell y Cheri Oteri habían comenzado allí. Al ver las parodias, me quedé impresionado. Melissa McCarthy todavía estaba en los Groundlings, y pensé, & # x201C ¿Por qué no es la estrella más grande del mundo? & # X201D Por supuesto, su carrera despegó unos meses después.

Después del programa, estaba como, & # x201C ¿Cómo hago eso? & # X201D Llamé a mi hermano y me dijo, & # x201CI & # x2019he estado esperando que dijeras esto toda nuestra vida. Yo & # x2019 pagaré tu primera clase de Groundlings & # x201D. Así que me inscribió. Al principio lo estaba haciendo por la dicha. Luego me trasladé a la Sunday Company, que realiza una SNL-Espectáculo de estilo. Estás escribiendo material nuevo cada semana, comprando tus propias pelucas y disfraces. Empezó a tomarme todo el tiempo, pero fue lo más divertido que he tenido.

Finalmente, supe que necesitaba comprometerme por completo. Tuve suerte de que el jefe de mi salón me apoyara. Mis clientes, por otro lado, estaban confundidos. Su reacción fue como, & # x201COK & # x2026 pero ¿eres siquiera gracioso? & # X201D Y yo dije, & # x201C Bueno, sé que & # x2019 no soy un peluquero gracioso, pero creo que & # x2019 soy un poco gracioso & # x201D.

Aproximadamente un año y medio después, en 2017, [SNL productor] & # xA0Lindsay Shookus vino a los Groundlings para ver un programa. Y poco después de eso, me pidieron que hiciera una audición para SNL. Fue mucha presión. En ese momento, lo único con lo que podía compararlo era con mi prueba de cosmetología & # x2014, que también me asustó. Pero debe haber ido bien, porque aproximadamente una semana después recibí la llamada de [SNL el productor ejecutivo] Lorne Michaels me contó.

Los caracteres que escribo ahora se basan generalmente en alguien que he visto en el mundo. Siempre estoy tomando fotos en secreto de gente en la calle. Una vez que tu boceto aparece en el programa, te encuentras con el vestuario y el cabello, y generalmente te dan rienda suelta. Me encantó trabajar en el aspecto de mis personajes, como Angel, todos los boxeadores y novias de Goop, miembro del personal de Goop, Baskin Johns, y Bailey, el crítico de cine adolescente, que tiene esta peluca planchada que se esconde detrás.


Cómo la estrella de SNL Heidi Gardner pasó de cortarse el pelo en Los Ángeles a hacer bromas en la televisión

Mi obsesión con el cabello comenzó cuando cumplí 12 años, justo cuando Gwen Stefani y # xA0dyed la suya de color rosa intenso. Después de eso, probaba un nuevo color cada mes. Para cuando llegué a la universidad, estaba cortando el pelo a todos mis amigos en quiebra. Estaba un poco perdido con lo que quería hacer con mi vida, así que pensé, & # x201CMal vez si dejo los estudios y me mudo a Los Ángeles para peinarme, eso & # x2019 sonará mejor que simplemente dejarlos & # x201D.

Cuando llegué a Los Ángeles, fui a la escuela de cosmetología y conseguí un trabajo en un salón en Studio City, que era un poco conservador, pero tenía algunos clientes a los que les gustaba experimentar. Recuerdo estar sentada en el suelo de mi apartamento, trabajando en extensiones de cabello, y pensé, & # x201CI & # x2019m haciendo extensiones para las estrellas. Como, tal vez Paris Hilton los use. Esto es lo mejor posible. & # X201D

Rápidamente descubrí qué hace a un buen peluquero. No. 1: Deben estar bien versados ​​en cabello y saber lo que hacen. No. 2: Deben dar su opinión honesta. Y No. 3: Deberían empujarte un poco más para que pruebes algo que no hubieras considerado. Siempre he sido un poco complaciente con la gente, así que en términos de ese segundo punto, probablemente no fui tan honesto como debería haber sido. Puedo arriesgarme por mi cuenta, pero cuando alguien te dice que quiere flequillo, eso puede dar miedo.

Como estilista, te conviertes en una especie de terapeuta de sillón, y cuando estaba haciendo la transición a la comedia, eso se volvió realmente útil. Tenía una gran cantidad de personajes en mi cara todos los días, y obtendría ideas para bocetos de cosas aleatorias que dijeron los clientes. También me hizo un mejor oyente. El salón es un lugar de confidencialidad. A veces tienes un cliente llorando en tu silla, así que aprendes a estar ahí para alguien.

Llevaba unos cinco años en el salón cuando mi esposo [el escritor Zeb Wells] me llevó a un programa de improvisación de Groundlings una noche, lo cual fue emocionante porque estaba obsesionada con SNL & # xA0y sabía que gente como Will Ferrell y Cheri Oteri habían comenzado allí. Al ver las parodias, me quedé impresionado. Melissa McCarthy todavía estaba en los Groundlings, y pensé, & # x201C ¿Por qué no es la estrella más grande del mundo? & # X201D Por supuesto, su carrera despegó unos meses después.

Después del programa, estaba como, & # x201C ¿Cómo hago eso? & # X201D Llamé a mi hermano y me dijo, & # x201CI & # x2019he estado esperando que dijeras esto toda nuestra vida. Yo & # x2019 pagaré tu primera clase de Groundlings & # x201D. Así que me inscribió. Al principio lo estaba haciendo por la dicha. Luego me trasladé a la Sunday Company, que realiza una SNL-Espectáculo de estilo. Estás escribiendo material nuevo cada semana, comprando tus propias pelucas y disfraces. Comenzó a tomarme todo mi tiempo, pero fue lo más divertido que jamás tuve.

Finalmente, supe que necesitaba comprometerme por completo. Tuve suerte de que el jefe de mi salón me apoyara. Mis clientes, por otro lado, estaban confundidos. Su reacción fue como, & # x201COK & # x2026 pero ¿eres siquiera gracioso? & # X201D Y yo dije, & # x201C Bueno, sé que & # x2019 no soy un peluquero gracioso, pero creo que & # x2019 soy un poco gracioso & # x201D.

Aproximadamente un año y medio después, en 2017, [SNL productor] & # xA0Lindsay Shookus vino a los Groundlings para ver un programa. Y poco después de eso, me pidieron que hiciera una audición para SNL. Fue mucha presión. En ese momento, lo único con lo que podía compararlo era con mi prueba de cosmetología & # x2014, que también me asustó. Pero debe haber ido bien, porque aproximadamente una semana después recibí la llamada de [SNL productor ejecutivo] Lorne Michaels me trajo.

Los caracteres que escribo ahora se basan generalmente en alguien que he visto en el mundo. Siempre estoy tomando fotos en secreto de gente en la calle. Una vez que tu boceto aparece en el programa, te encuentras con el vestuario y el cabello, y generalmente te dan rienda suelta. Me encantó trabajar en el aspecto de mis personajes, como Angel, todos los boxeadores y novias de Goop, miembro del personal de Goop, Baskin Johns, y Bailey, el crítico de cine adolescente, que tiene esta peluca planchada que se esconde detrás.


Cómo la estrella de SNL Heidi Gardner pasó de cortarse el pelo en Los Ángeles a hacer bromas en la televisión

Mi obsesión con el cabello comenzó cuando cumplí 12 años, justo cuando Gwen Stefani y # xA0dyed la suya de color rosa intenso. Después de eso, probaba un nuevo color cada mes. Cuando llegué a la universidad, estaba cortando el pelo a todos mis amigos en quiebra. Estaba un poco perdido con lo que quería hacer con mi vida, así que pensé, & # x201CMal vez si dejo los estudios y me mudo a Los Ángeles para arreglarme el cabello, eso & # x2019 sonará mejor que simplemente dejarlos & # x201D.

Cuando llegué a Los Ángeles, fui a la escuela de cosmetología y conseguí un trabajo en un salón en Studio City, que era un poco conservador, pero tenía algunos clientes a los que les gustaba experimentar. Recuerdo estar sentada en el piso de mi apartamento, trabajando en extensiones de cabello, y pensé, & # x201CI & # x2019m haciendo extensiones para las estrellas. Como, tal vez Paris Hilton los use. Esto es lo mejor posible. & # X201D

Rápidamente descubrí qué hace a un buen peluquero. No. 1: Deben estar bien versados ​​en cabello y saber lo que hacen. No. 2: Deben dar su opinión honesta. Y No. 3: Deberían empujarte un poco más para que pruebes algo que no hubieras considerado. Siempre he sido un poco complaciente con la gente, así que en términos de ese segundo punto, probablemente no fui tan honesto como debería haber sido. Puedo arriesgarme por mi cuenta, pero cuando alguien te dice que quiere flequillo, eso puede dar miedo.

Como estilista, te conviertes en una especie de terapeuta de sillón, y cuando estaba haciendo la transición a la comedia, eso se volvió realmente útil. Tenía una gran cantidad de personajes en mi cara todos los días, y obtendría ideas para bocetos de cosas aleatorias que dijeron los clientes. También me hizo un mejor oyente. El salón es un lugar de confidencialidad. A veces tienes un cliente llorando en tu silla, así que aprendes a estar ahí para alguien.

Llevaba unos cinco años en el salón cuando mi esposo [el escritor Zeb Wells] me llevó a un programa de improvisación de Groundlings una noche, lo cual fue emocionante porque estaba obsesionada con SNL & # xA0y sabía que gente como Will Ferrell y Cheri Oteri habían comenzado allí. Al ver las parodias, me quedé impresionado. Melissa McCarthy todavía estaba en los Groundlings, y pensé, & # x201C ¿Por qué no es la estrella más grande del mundo? & # X201D Por supuesto, su carrera despegó unos meses después.

Después del programa, estaba como, & # x201C ¿Cómo hago eso? & # X201D Llamé a mi hermano y me dijo, & # x201CI & # x2019he estado esperando que dijeras esto toda nuestra vida. Yo & # x2019 pagaré tu primera clase de Groundlings & # x201D. Así que me inscribió. Al principio lo estaba haciendo por la dicha. Luego me trasladé a la Sunday Company, que realiza una SNL-Espectáculo de estilo. Estás escribiendo material nuevo cada semana, comprando tus propias pelucas y disfraces. Empezó a tomarme todo el tiempo, pero fue lo más divertido que he tenido.

Finalmente, supe que necesitaba comprometerme por completo. Tuve suerte de que el jefe de mi salón me apoyara. Mis clientes, por otro lado, estaban confundidos. Su reacción fue como, & # x201COK & # x2026 pero ¿eres siquiera gracioso? & # X201D Y yo dije, & # x201C Bueno, sé que & # x2019 no soy un peluquero gracioso, pero creo que & # x2019 soy un poco gracioso & # x201D.

Aproximadamente un año y medio después, en 2017, [SNL productor] & # xA0Lindsay Shookus vino a los Groundlings para ver un programa. Y poco después de eso, me pidieron que hiciera una audición para SNL. Fue mucha presión. En ese momento, lo único con lo que podía compararlo era con mi prueba de cosmetología & # x2014, que también me asustó. Pero debe haber ido bien, porque aproximadamente una semana después recibí la llamada de [SNL el productor ejecutivo] Lorne Michaels me contó.

Los caracteres que escribo ahora se basan generalmente en alguien que he visto en el mundo. Siempre estoy tomando fotos en secreto de gente en la calle. Una vez que tu boceto aparece en el programa, te encuentras con el vestuario y el cabello, y generalmente te dan rienda suelta. Me encantó trabajar en el aspecto de mis personajes, como Angel, todos los boxeadores y novias de Goop, miembro del personal de Goop, Baskin Johns, y Bailey, el crítico de cine adolescente, que tiene esta peluca planchada que se esconde detrás.


Cómo la estrella de SNL Heidi Gardner pasó de cortarse el pelo en Los Ángeles a hacer bromas en la televisión

Mi obsesión con el cabello comenzó cuando cumplí 12 años, justo cuando Gwen Stefani y # xA0dyed la suya de color rosa intenso. Después de eso, probaba un nuevo color cada mes. Cuando llegué a la universidad, estaba cortando el pelo a todos mis amigos en quiebra. Estaba un poco perdido con lo que quería hacer con mi vida, así que pensé, & # x201CMal vez si dejo los estudios y me mudo a Los Ángeles para arreglarme el cabello, eso & # x2019 sonará mejor que simplemente dejarlos & # x201D.

Cuando llegué a Los Ángeles, fui a la escuela de cosmetología y conseguí un trabajo en un salón en Studio City, que era un poco conservador, pero tenía algunos clientes a los que les gustaba experimentar. Recuerdo estar sentada en el piso de mi apartamento, trabajando en extensiones de cabello, y pensé, & # x201CI & # x2019m haciendo extensiones para las estrellas. Como, tal vez Paris Hilton los use. Esto es lo mejor posible. & # X201D

Rápidamente descubrí qué hace a un buen peluquero. No. 1: Deben estar bien versados ​​en cabello y saber lo que hacen. No. 2: Deben dar su opinión honesta. Y No. 3: Deberían empujarte un poco más para que pruebes algo que no hubieras considerado. Siempre he sido un poco complaciente con la gente, así que en términos de ese segundo punto, probablemente no fui tan honesto como debería haber sido. Puedo arriesgarme por mi cuenta, pero cuando alguien te dice que quiere flequillo, eso puede dar miedo.

Como estilista, te conviertes en una especie de terapeuta de sillón, y cuando estaba haciendo la transición a la comedia, eso se volvió realmente útil. Tenía una gran cantidad de personajes en mi cara todos los días, y obtendría ideas para bocetos de cosas aleatorias que dijeron los clientes. También me hizo un mejor oyente. El salón es un lugar de confidencialidad. A veces tienes un cliente llorando en tu silla, así que aprendes a estar ahí para alguien.

Llevaba unos cinco años en el salón cuando mi esposo [el escritor Zeb Wells] me llevó a un programa de improvisación de Groundlings una noche, lo cual fue emocionante porque estaba obsesionada con SNL & # xA0y sabía que gente como Will Ferrell y Cheri Oteri habían comenzado allí. Al ver las parodias, me quedé impresionado. Melissa McCarthy todavía estaba en los Groundlings, y pensé, & # x201C ¿Por qué no es la estrella más grande del mundo? & # X201D Por supuesto, su carrera despegó unos meses después.

After the show, I was just like, “How do I do that?” I called my brother, and he said, “I’ve been waiting for you to say this all our life. I’ll pay for your first Groundlings class.” So he signed me up. At first I was doing it for the bliss. Then I moved up to the Sunday Company, which performs an SNL-style show. You’re writing new material every week, buying your own wigs and costumes. It started to take up all my time, but it was the most fun I𠆝 ever had.

Eventually, I knew I needed to fully commit. I was lucky that the boss at my salon was supportive. My clients, on the other hand, were confused. Their reaction was like, “OK… but are you even funny?” And I said, “Well, I know I’m not a funny hairdresser, but I think I’m sort of funny.”

About a year and a half later, in 2017, [SNL producer] Lindsay Shookus came to the Groundlings to watch a show. And shortly after that, I was asked to audition for SNL. It was a lot of pressure. At the time, the only thing I could compare it to was taking my cosmetology test — which I𠆝 also freaked out about. But it must’ve gone well, because about a week later I got the call from [SNL executive producer] Lorne Michaels bringing me on.

The characters I write now are usually based on someone I’ve seen in the world. I’m always secretly snapping pictures of people on the street. Once your sketch makes it onto the show, you meet with wardrobe and hair, and they usually give you free rein. I’ve loved working on the looks of my characters, like Angel, every boxer’s girlfriend Goop staffer Baskin Johns and Bailey, the teen film critic, who has this flat-ironed wig she hides behind.


How SNL Star Heidi Gardner Went From Cutting Hair in L.A. to Cracking Jokes on TV

My obsession with hair started when I turned 12, right around the time Gwen Stefani਍yed hers hot pink. After that, I would try out a new color every month. By the time I got to college, I was cutting hair for all my broke friends. I was a little lost with what I wanted to do with my life, so I thought, “Maybe if I drop out and move to L.A. to do hair, that’ll sound cooler than just dropping out.”

When I got to L.A., I went to cosmetology school and landed a job at a salon in Studio City, which was a bit conservative, but I had a few clients who liked to experiment. I remember sitting on the floor of my apartment, working on hair extensions, and I thought, “I’m making extensions for the stars. Like, maybe Paris Hilton will use these. This is as good as it gets.”

I quickly figured out what makes a good hairstylist. No. 1: They should be well versed in hair and know their shit. No. 2: They should give their honest opinion. And No. 3: They should push you that little bit further to try something you wouldn’t have considered. I’ve always been a bit of a people pleaser, so in terms of that second point, I probably wasn’t as honest as I should’ve been. I can take a risk on my own head, but when someone tells you they want bangs, that can be scary.

As a stylist, you become somewhat of an armchair therapist, and when I was transitioning to comedy, that became really useful. I had a wealth of characters in my face every day, and I𠆝 get ideas for sketches from random things that clients said. It made me a better listener too. The salon is a place of confidentiality. Sometimes you𠆝 have a client crying in your chair, so you learn how to be there for someone.

I𠆝 been at the salon for about five years when my husband [writer Zeb Wells] took me to a Groundlings improv show one night, which was exciting because I was obsessed with SNL and knew that people like Will Ferrell and Cheri Oteri had started there. Watching the skits, I was blown away. Melissa McCarthy was still in the Groundlings, and I thought, “Why is she not the biggest star in the world?” Of course, her career took off a few months later.

After the show, I was just like, “How do I do that?” I called my brother, and he said, “I’ve been waiting for you to say this all our life. I’ll pay for your first Groundlings class.” So he signed me up. At first I was doing it for the bliss. Then I moved up to the Sunday Company, which performs an SNL-style show. You’re writing new material every week, buying your own wigs and costumes. It started to take up all my time, but it was the most fun I𠆝 ever had.

Eventually, I knew I needed to fully commit. I was lucky that the boss at my salon was supportive. My clients, on the other hand, were confused. Their reaction was like, “OK… but are you even funny?” And I said, “Well, I know I’m not a funny hairdresser, but I think I’m sort of funny.”

About a year and a half later, in 2017, [SNL producer] Lindsay Shookus came to the Groundlings to watch a show. And shortly after that, I was asked to audition for SNL. It was a lot of pressure. At the time, the only thing I could compare it to was taking my cosmetology test — which I𠆝 also freaked out about. But it must’ve gone well, because about a week later I got the call from [SNL executive producer] Lorne Michaels bringing me on.

The characters I write now are usually based on someone I’ve seen in the world. I’m always secretly snapping pictures of people on the street. Once your sketch makes it onto the show, you meet with wardrobe and hair, and they usually give you free rein. I’ve loved working on the looks of my characters, like Angel, every boxer’s girlfriend Goop staffer Baskin Johns and Bailey, the teen film critic, who has this flat-ironed wig she hides behind.


How SNL Star Heidi Gardner Went From Cutting Hair in L.A. to Cracking Jokes on TV

My obsession with hair started when I turned 12, right around the time Gwen Stefani਍yed hers hot pink. After that, I would try out a new color every month. By the time I got to college, I was cutting hair for all my broke friends. I was a little lost with what I wanted to do with my life, so I thought, “Maybe if I drop out and move to L.A. to do hair, that’ll sound cooler than just dropping out.”

When I got to L.A., I went to cosmetology school and landed a job at a salon in Studio City, which was a bit conservative, but I had a few clients who liked to experiment. I remember sitting on the floor of my apartment, working on hair extensions, and I thought, “I’m making extensions for the stars. Like, maybe Paris Hilton will use these. This is as good as it gets.”

I quickly figured out what makes a good hairstylist. No. 1: They should be well versed in hair and know their shit. No. 2: They should give their honest opinion. And No. 3: They should push you that little bit further to try something you wouldn’t have considered. I’ve always been a bit of a people pleaser, so in terms of that second point, I probably wasn’t as honest as I should’ve been. I can take a risk on my own head, but when someone tells you they want bangs, that can be scary.

As a stylist, you become somewhat of an armchair therapist, and when I was transitioning to comedy, that became really useful. I had a wealth of characters in my face every day, and I𠆝 get ideas for sketches from random things that clients said. It made me a better listener too. The salon is a place of confidentiality. Sometimes you𠆝 have a client crying in your chair, so you learn how to be there for someone.

I𠆝 been at the salon for about five years when my husband [writer Zeb Wells] took me to a Groundlings improv show one night, which was exciting because I was obsessed with SNL and knew that people like Will Ferrell and Cheri Oteri had started there. Watching the skits, I was blown away. Melissa McCarthy was still in the Groundlings, and I thought, “Why is she not the biggest star in the world?” Of course, her career took off a few months later.

After the show, I was just like, “How do I do that?” I called my brother, and he said, “I’ve been waiting for you to say this all our life. I’ll pay for your first Groundlings class.” So he signed me up. At first I was doing it for the bliss. Then I moved up to the Sunday Company, which performs an SNL-style show. You’re writing new material every week, buying your own wigs and costumes. It started to take up all my time, but it was the most fun I𠆝 ever had.

Eventually, I knew I needed to fully commit. I was lucky that the boss at my salon was supportive. My clients, on the other hand, were confused. Their reaction was like, “OK… but are you even funny?” And I said, “Well, I know I’m not a funny hairdresser, but I think I’m sort of funny.”

About a year and a half later, in 2017, [SNL producer] Lindsay Shookus came to the Groundlings to watch a show. And shortly after that, I was asked to audition for SNL. It was a lot of pressure. At the time, the only thing I could compare it to was taking my cosmetology test — which I𠆝 also freaked out about. But it must’ve gone well, because about a week later I got the call from [SNL executive producer] Lorne Michaels bringing me on.

The characters I write now are usually based on someone I’ve seen in the world. I’m always secretly snapping pictures of people on the street. Once your sketch makes it onto the show, you meet with wardrobe and hair, and they usually give you free rein. I’ve loved working on the looks of my characters, like Angel, every boxer’s girlfriend Goop staffer Baskin Johns and Bailey, the teen film critic, who has this flat-ironed wig she hides behind.


How SNL Star Heidi Gardner Went From Cutting Hair in L.A. to Cracking Jokes on TV

My obsession with hair started when I turned 12, right around the time Gwen Stefani਍yed hers hot pink. After that, I would try out a new color every month. By the time I got to college, I was cutting hair for all my broke friends. I was a little lost with what I wanted to do with my life, so I thought, “Maybe if I drop out and move to L.A. to do hair, that’ll sound cooler than just dropping out.”

When I got to L.A., I went to cosmetology school and landed a job at a salon in Studio City, which was a bit conservative, but I had a few clients who liked to experiment. I remember sitting on the floor of my apartment, working on hair extensions, and I thought, “I’m making extensions for the stars. Like, maybe Paris Hilton will use these. This is as good as it gets.”

I quickly figured out what makes a good hairstylist. No. 1: They should be well versed in hair and know their shit. No. 2: They should give their honest opinion. And No. 3: They should push you that little bit further to try something you wouldn’t have considered. I’ve always been a bit of a people pleaser, so in terms of that second point, I probably wasn’t as honest as I should’ve been. I can take a risk on my own head, but when someone tells you they want bangs, that can be scary.

As a stylist, you become somewhat of an armchair therapist, and when I was transitioning to comedy, that became really useful. I had a wealth of characters in my face every day, and I𠆝 get ideas for sketches from random things that clients said. It made me a better listener too. The salon is a place of confidentiality. Sometimes you𠆝 have a client crying in your chair, so you learn how to be there for someone.

I𠆝 been at the salon for about five years when my husband [writer Zeb Wells] took me to a Groundlings improv show one night, which was exciting because I was obsessed with SNL and knew that people like Will Ferrell and Cheri Oteri had started there. Watching the skits, I was blown away. Melissa McCarthy was still in the Groundlings, and I thought, “Why is she not the biggest star in the world?” Of course, her career took off a few months later.

After the show, I was just like, “How do I do that?” I called my brother, and he said, “I’ve been waiting for you to say this all our life. I’ll pay for your first Groundlings class.” So he signed me up. At first I was doing it for the bliss. Then I moved up to the Sunday Company, which performs an SNL-style show. You’re writing new material every week, buying your own wigs and costumes. It started to take up all my time, but it was the most fun I𠆝 ever had.

Eventually, I knew I needed to fully commit. I was lucky that the boss at my salon was supportive. My clients, on the other hand, were confused. Their reaction was like, “OK… but are you even funny?” And I said, “Well, I know I’m not a funny hairdresser, but I think I’m sort of funny.”

About a year and a half later, in 2017, [SNL producer] Lindsay Shookus came to the Groundlings to watch a show. And shortly after that, I was asked to audition for SNL. It was a lot of pressure. At the time, the only thing I could compare it to was taking my cosmetology test — which I𠆝 also freaked out about. But it must’ve gone well, because about a week later I got the call from [SNL executive producer] Lorne Michaels bringing me on.

The characters I write now are usually based on someone I’ve seen in the world. I’m always secretly snapping pictures of people on the street. Once your sketch makes it onto the show, you meet with wardrobe and hair, and they usually give you free rein. I’ve loved working on the looks of my characters, like Angel, every boxer’s girlfriend Goop staffer Baskin Johns and Bailey, the teen film critic, who has this flat-ironed wig she hides behind.


How SNL Star Heidi Gardner Went From Cutting Hair in L.A. to Cracking Jokes on TV

My obsession with hair started when I turned 12, right around the time Gwen Stefani਍yed hers hot pink. After that, I would try out a new color every month. By the time I got to college, I was cutting hair for all my broke friends. I was a little lost with what I wanted to do with my life, so I thought, “Maybe if I drop out and move to L.A. to do hair, that’ll sound cooler than just dropping out.”

When I got to L.A., I went to cosmetology school and landed a job at a salon in Studio City, which was a bit conservative, but I had a few clients who liked to experiment. I remember sitting on the floor of my apartment, working on hair extensions, and I thought, “I’m making extensions for the stars. Like, maybe Paris Hilton will use these. This is as good as it gets.”

I quickly figured out what makes a good hairstylist. No. 1: They should be well versed in hair and know their shit. No. 2: They should give their honest opinion. And No. 3: They should push you that little bit further to try something you wouldn’t have considered. I’ve always been a bit of a people pleaser, so in terms of that second point, I probably wasn’t as honest as I should’ve been. I can take a risk on my own head, but when someone tells you they want bangs, that can be scary.

As a stylist, you become somewhat of an armchair therapist, and when I was transitioning to comedy, that became really useful. I had a wealth of characters in my face every day, and I𠆝 get ideas for sketches from random things that clients said. It made me a better listener too. The salon is a place of confidentiality. Sometimes you𠆝 have a client crying in your chair, so you learn how to be there for someone.

I𠆝 been at the salon for about five years when my husband [writer Zeb Wells] took me to a Groundlings improv show one night, which was exciting because I was obsessed with SNL and knew that people like Will Ferrell and Cheri Oteri had started there. Watching the skits, I was blown away. Melissa McCarthy was still in the Groundlings, and I thought, “Why is she not the biggest star in the world?” Of course, her career took off a few months later.

After the show, I was just like, “How do I do that?” I called my brother, and he said, “I’ve been waiting for you to say this all our life. I’ll pay for your first Groundlings class.” So he signed me up. At first I was doing it for the bliss. Then I moved up to the Sunday Company, which performs an SNL-style show. You’re writing new material every week, buying your own wigs and costumes. It started to take up all my time, but it was the most fun I𠆝 ever had.

Eventually, I knew I needed to fully commit. I was lucky that the boss at my salon was supportive. My clients, on the other hand, were confused. Their reaction was like, “OK… but are you even funny?” And I said, “Well, I know I’m not a funny hairdresser, but I think I’m sort of funny.”

About a year and a half later, in 2017, [SNL producer] Lindsay Shookus came to the Groundlings to watch a show. And shortly after that, I was asked to audition for SNL. It was a lot of pressure. At the time, the only thing I could compare it to was taking my cosmetology test — which I𠆝 also freaked out about. But it must’ve gone well, because about a week later I got the call from [SNL executive producer] Lorne Michaels bringing me on.

The characters I write now are usually based on someone I’ve seen in the world. I’m always secretly snapping pictures of people on the street. Once your sketch makes it onto the show, you meet with wardrobe and hair, and they usually give you free rein. I’ve loved working on the looks of my characters, like Angel, every boxer’s girlfriend Goop staffer Baskin Johns and Bailey, the teen film critic, who has this flat-ironed wig she hides behind.


Ver el vídeo: Peinados divinos en 5 minutos (Enero 2022).